El ritmo de vida actual parece mantener a las personas en un estado de tensión constante; las obligaciones en el trabajo, la familia y las preocupaciones financieras resultan ser los factores responsables del estrés, que a la larga afectan considerablemente a la salud física y emocional. Aunque es casi imposible liberarse del estrés, lo que si podemos hacer es implementar ciertas estrategias para mantenerlo controlado. ¿Sabes cómo? ¡Conócelas aquí!

1. Sácalo: déjalo salir de tu cuerpo; en este caso haz lo necesario para dejarlo fluir: llorar, gritar, caminar o correr pueden ayudarte a dejar fluir ese episodio de estrés. Descubre tu manera de hacerlo, siempre y cuando no generes malestar en las otras personas. 


2. La respiración es clave: Respirar es una excelente manera de generar calma al cuerpo; te ayudará aclarar tu mente y revisar todo en perspectiva. Recuerda hacerlo cada vez que experimentes un momento de tensión, tómate tu tiempo y hazlo cuantas veces lo necesites; esto te ayudará a tener más claridad mental y ver las cosas con mayor perspectiva. 


3. Anímate a escuchar tu canción favorita. Estudios confirman que la música resulta ser una buena manera para relajarse. Ya sea que estés frente al computador o simplemente estés pasando por un rato de estrés, enfócate en escuchar las canciones o artistas musicales de tu preferencia.


4. Acaricia a tu mascota: se ha comprobado que la presencia de los animales sumado al contacto físico ayuda a disminuir la presión arterial.


5. Organiza tu espacio de trabajo e incluye elementos que te hagan recordar buenas cosas, puede ser una fotografía, un afiche, plantas o cualquier cosa que te brinde calma.


6. Respeta tus espacios fuera del trabajo para descansar, compartir con amigos, practicar un deporte o dedicarte a un hobbie.