Una de las maneras de asegurar que tus hijos tengan un buen rendimiento escolar y alta capacidad de aprendizaje es por medio de su alimentación. Antes de llegar al colegio, los niños necesitan acumular energía por medio de alimentos saludables, para alcanzar las metas calóricas que necesitan; en este caso, una de las comidas fundamentales a tener en cuenta es el desayuno, el cual debe cubrir un 25% de las necesidades calóricas diarias.

Después de las 8 horas de sueño, el cuerpo necesita un desayuno equilibrado para iniciar las actividades del día, de lo contrario, un niño que se salte su desayuno o que coma con prisa, dejando su plato con la mitad de su comida, tendrá más probabilidad de llegar al colegio desmotivado, cansado, irritable, desconcentrado y sin ganas de aprender.

Bajo ninguna circunstancia los niños deben saltarse esta comida, por lo que deben tomarse el tiempo necesario para comer con calma y gusto, pero, ¿Qué alimentos deben tener en cuenta los padres?. Expertos en nutrición aseguran que un desayuno equilibrado debe contener al menos estos cuatro tipo alimentos: proteína procedente de alimentos de origen animal, como huevos o jamón, leche y productos lácteos, cereales integrales, que proporcionan carbohidratos complejos como copos de avena y frutas para aportar vitaminas, minerales y fibra.